El Periodismo está herido de muerte (I). #Periodigno

Ayer, 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, se concentraron en toda España numerosos grupos de periodistas, para reivindicar la importancia de la información en la salud de las democracias, para reclamar un periodismo digno. En Madrid, unas 500 personas secundaron la convocatoria  de la APM y la FAPE, principales impulsoras de los actos, bajo el puente de Juan Bravo, un lugar irónicamente representativo. La cifra, bastante elevada para tratarse de un grupo de periodistas y no ser la fiesta de navidad de Telefónica, no deja de ser ridícula si observamos la situación del sector.

Desde el comienzo de la crisis han despedido a más de 1.300 periodistas en nuestro país, se han cerrado 57 medios de comunicación y se han ejecutado 23 ERE. Y lo que nos queda —de momento, posibles ERE en Prisa, El Mundo e Intereconomía, que en total podrían afectar a unas 700 personas—. En esta situación, uno se espera que estén representadas casi la totalidad de las redacciones de estos medios de comunicación; o de Europa Press, donde han despedido a siete compañeros de manera arbitraria; o de elEconomista, en pleno ERTE; o de las televisiones públicas, con la sombra de la privatización sobrevolándolas… Pero no, no hubo miles de personas; solo 500, no se si valientes o inocentes.

Por suerte había unas cuantas caras conocidas, de esas que ayudan a dar notoriedad a este tipo de actos, aunque no todas tienen claro el problema. Es el caso de Angels Barceló, la más perdida de todas, que ayer aseguraba que los periodistas no nos concentrábamos por nuestros salarios. Será pòrque no se fija en los que tiene al lado, en los becarios que trabajan casi gratis, en los redactores que no llegan a mileuristas a cambio de trabajar 50 horas semanales, los muchos que ahora están en paro, o los compañeros despedidos con 40 y pico años y que son prejubilados de facto. Tampoco es el problema que “la gente que tiene que dar explicaciones” vaya cada vez menos a su programa, como también aseguró Barceló. De la misma manera que tampoco es el problema las ruedas de prensa sin cobertura, uno de los lemas de la concentración de ayer. Y por desgracia, en estos momentos, para los periodistas españoles, el problema no es que un periodista muera en México todas las semanas. Esos son problemas de la sociedad, que debería ser consciente de que sin un buen periodismo la democracia pierde calidad. Pero no es el problema de los periodistas españoles.

La clave la dio, como casi siempre, Iñaki Gabilondo, que apuntó a los dos grandes problemas: el paro y la precarización de los salarios de los periodistas, fruto de la crisis económica global, que ha pegado especialmente fuerte en España, y la reconversión del sector hacia no se sabe bien donde. El problema del periodista hoy es que no puede hacer correctamente su trabajo a cambio de 700 euros, con un posible despido sobre su cabeza, con la amenaza de que su medio cierre. Y tampoco puede hacer bien su trabajo si tiene que seguir una rueda de prensa, tuitearla, hacer fotos, grabar un corte para la radio, hacer fotos, escribir una pieza para la web y después para el papel.

Ahora toca buscar la solución, y parece muy complicada. Es posible que ni siquiera dependa de nosotros. La respuesta al nuevo entorno de trabajo probablemente llegará de Estados Unidos, de donde casi siempre llegan estas cosas, y donde parece que algunos medios han empezado a ganar dinero a través de muros de semi pago en las web. El otro problema es más grave. La precarización y el paro es difícil que tengan vuelta atrás. Y más si los periodistas siguen sin estar unidos, mirando cada uno su sueldo, su puesto de trabajo y su firma, sin preocuparse del de al lado, o quejándose en la soledad de la redacción, o en el salón de su casa. Algún día, habría que probar a parar, para meter presión, para ver que pasa. El problema, temo, es que si el próximo martes, por poner un ejemplo, no salieran periódicos, no se actualizasen las web, no hubiera informativos ni en radio ni en televisión… no pasaría nada. Y muchos lo sospechan.

¿Qué nos queda? No lo se. Dudo que alguien lo sepa. Pero hasta que llegue la solución, sería bonito que apareciera la solidaridad en nuestro sector. Y así, cuando cierre el chiringuito en el que trabajamos, tendríamos algo que llevarnos.

Foto de A. Fanego (El Referente)

Adjunto, el documento que leyeron la presidenta de la APM, Carmen del Riego, y su homóloga en la FAPE, Elsa González, y que fue bastante aplaudido.

Anuncios

  1. bretemas

    Me ha encantado tu post Javi! Ahora descubro tu blog. De todas formas… y aunque es cierto que todo está muy mal… siempre seré más partidaria de fijarme en quienes a pesar de todo están haciendo cosas y no dejan de luchar por salir a flote con nuevos proyectos, que los hay. El resto es una pena.. es cierto, y lamentable. Ver los sueldos que se ofrecen en las ofertas de trabajo son una vergüenza. No depende de nosotros que un medio grande de repente necesite menos mano de obra, o peor, que la encuentre más barata!! Pero se pueden hacer cosas… yo aún confío en que encontraremos el modo de reconducirlo todo!! (hacia no sé donde, es verdad)

    • Javier Calvo

      Evidentemente, hay mucha gente que se lo está montando por su cuenta, con más o menos éxito, y que tiene mucho mérito. Pero eso es un puñado dentro de la totalidad del periodismo. Muchos podrán sobrevivir así, pero no serán la mayoría, ni mucho menos. Y, evidentemente, a lucha siempre, hasta el final.

  2. Míriam Vázquez Fraga

    A mí también me ha gustado mucho tu post. Pero aparte de los que han sido despedidos y los que trabajan en condiciones precarias, también estamos los licenciados que ni siquiera hemos podido llegar a tener un trabajo estable como periodistas, más allá de prácticas, becas y demás, como es mi caso! Y sin perspectivas de conseguirlo :S

    • Javier Calvo

      Totalmente de acuerdo. Tengo en mente dedicarle una entrada a la Universidad y su respondabilidad en esta crisis. Como bien dices, los de mi generación hemos podido probar al menos a vivir esto del periodismo, pero los que se licencien este año… a este paso no van a tener ni medios de comunicación para hacer las prácticas…

  3. Pingback: El Periodismo está herido de muerte (II). La Universidad inútil. « Desde la verbena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s