Xi Jinping, el nuevo secretario general del PCCh y el futuro presidente

Artículo publicado en ‘El Economista’, edición papel, el viernes 16 de noviembre de 2012. Contraportada.

Hace meses que se intuía que Xi Jinping sería elevado a nuevo líder de China. Sin embargo, la asunción de la noticia no ha evitado que el nuevo dirigente de la segunda potencia económica mundial sea un desconocido, especialmente en Occidente. El primer mandatario chino nacido tras la fundación de la República Popular -creada por Mao Tse Tung en 1949- es un príncipe rojo, como se conoce a los descendientes de los dirigentes históricos del Partido Comunista Chino (PCCh).

Nacido hace 59 años, el nuevo presidente del Partido Comunista Chino -y también del Comité Militar Central- sustituirá como presidente del país a Hu Jintao el próximo mes de marzo, durante la Asamblea Nacional que se celebra anualmente.

No se puede entender a Xi Jinping sin conocer la figura de su padre. En concreto, su progenitor fue Xi Zhongxun, uno de los líderes revolucionarios, que llegó a alcanzar el cargo de vicepresidente. Sin embargo, fue acusado de deslealtad hacia Mao y apartado de la primera línea política. Debido a la situación de su padre, Xi tuvo numerosas dificultades para ser admitido en el PCCh. Hasta nueve veces fue rechazado.

Pero a mediados de la década de los 70 su padre fue recuperado del ostracismo para la primera línea política y Xi fue admitido en el Partido. Corría el año 1974. Y con 21 años comenzó su formación. Xi fue educado con la élite académica china. Estudió Ingeniería en Química en la Universidad de Qinghua, donde además logró doctorarse en Teoría Marxista.

Tras acabar sus estudios, inició su carrera política en las oficinas de Comité Militar Central y en el Consejo de Estado, en las que estuvo hasta 1982. A partir de ahí su carrera se relanzó, al ocupar cargos destacados en diversas provincias costeras chinas, en las que alcanzó fama por su lucha contra la corrupción y por el fuerte desarrollo económico que cosecharon.

A pesar de sus logros políticos, durante ese tiempo estaba a la sombra de su esposa, una importante cantante de ópera en China. Sin embargo, ésta ha ido perdiendo relevancia al tiempo que la ganaba su marido. Tienen una hija que estudia en Harvard con nombre falso.

A pesar de las críticas, con su lucha contra la corrupción por bandera, en 2007 era nombrado miembro del Comité Permanente del Politburó, en el que era señalado por primera vez como futuro dirigente del país. El nombramiento fue impulsado principalmente por el apoyo de los líderes jubilados, de gran influencia en el Partido.

Tras cinco años en los que ha ido aumentando sus responsabilidades (fue el responsable de la organización de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008), ahora le toca dar un paso adelante: mostrar que es el primer líder moderno -durante el discurso de ayer mostró una soltura impropia de los dirigentes de China- y afrontar los retos económicos.

En PDF: Xi Jinping

En la web: Xi Jinping, el nuevo secretario general del Partido Comunista de China

Además, la noticia interior, en PDF (China nombra a un conservador como sustituto de Hu Jintao al frente del país) y en la web.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s