¿Leer gratis?

El pasado domingo lloraba Ángeles Caso en El Magazine de La Vanguardia por las descargas piratas de libros, que va a acabar con los escritores —nos suena esa historia, ¿verdad?—. En el artículo ‘Leer gratis’ la escritora critica que “dado lo mucho que nos gusta en este país todo lo que sea gratis me temo que dentro de unos pocos años los escritores tendremos que buscarnos otro trabajo”. Hay que ser sinvergüenza para asegurar algo así.
La señora Caso no criticaba que, en medio de la crisis más grave de las últimas décadas, las editoriales sigan subiendo el precio de los libros. Que comprar un nuevo ejemplar cueste bastante más de 20 euros (en muchos casos, de hecho, se acerca a los 30 euros). Que una persona que lea mucho (30 o 40 libros en un año) se podría gastar 600, 700 euros, o más en un año en libros. El sueldo de un mes, para muchos.

Foto de EP.

Foto de EP.

Si la señora Caso y sus compañeros se hubieran preocupado de los márgenes con los que estaban trabajando los intermediarios, si hubieran pedido que bajasen el precio de los libros… a lo mejor ahora no estaba llorando porque la gente se descarga sus libros gratis. Libros, por cierto, que superan ampliamente los 20 euros. También puede recomendarle a su editorial que rebaje el precio de las versiones electrónicas de sus libros. Que no es lógico que cueste casi lo mismo que el papel, cuando el coste es infinitamente inferior. A veces, incluso es más caro.
La indecencia se multiplica si tenemos en cuenta que, en otros países como Reino Unido, dónde los sueldos son mucho más elevados que en España, los libros son mucho más baratos. Puedes encontrar novedades por 12 euros. Por ejemplo, el mismo libro de Stephen King que en la FNAC cuesta 25 euros, en inglés cuesta solo 10.

En estas circunstancias, que no se quejen tanto, y que no se extrañen de que la gente piratee sus libros, al menos hasta que no los pongan a precios de mercado, asumibles para la gente. Y que no se preocupen tanto que, al final, ningún buen escritor va a quedarse sin escribir, ni sin lectores.

Anuncios

  1. Ismael Labrador (@IsmaelLabrador)

    La industria editorial ha vivido durante años inflando los precios. Cada vez hay más modelos de venta que reivindican un cambio, como el de Biblioeteca (te bajas un libro, lo lees y luego pagas lo que crees que vale) o el de Juan Gómez Jurado, que cuelga sus libros en Internet a precios inferiores a 3 euros. Y no parece que le vaya mal la cosa.

    • Javier Calvo

      Si es que estamos, posiblemente, ante la mejor época para los escritores. Con Internet pueden saltarse a las editoriales, publicar lo que quieran, utilizar la forma de financiación que prefieran… son ganas de llorar de Ángeles Caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s