¿Es periodismo el ‘periodismo ciudadano’?

En uno de los grupos en los que participo en Linkedin (‘Periodismo on-line’) se ha iniciado un debate sobre si es legítimo el periodismo ciudadano. El debate ha avanzado, con la mayoría de posiciones defendiendo que es necesario ser periodista, estar formado, tener la carrera para poder ser un periodista legítimo. Estoy totalmente en contra, ya que considero que la carrera casi ni debería ser una carrera, al menos tal y como está concebida actualmente. Pego a continuación mi explicación, la que puse en el grupo.

Blanca, comparar la preparación que reciben los médicos en la carrera, con la que recibimos nosotros los periodistas, sonroja. Nuestra carrera es una de la que menos dificultad tiene, una de la que mayor porcentaje de personas aprueban en el tiempo marcado (y no creo que sea por ser los mejores estudiantes), y, como coincide mucha gente, una carrera que casi da vergüenza que sea una carrera.

Y sí, estudié la carrera. En la URJC, campus de Fuenlabrada. 5 años en los que no he aprendido prácticamente nada que me haya sido útil en el trabajo (de hecho, muchas de las cosas que aprendí me las corrigieron el primer día que empecé de becario). Acabé la carrera con auténticos analfabetos. Y no es una metáfora: me refiero a gente que no sabe leer con fluidez ni escribir correctamente.

Os invito a que paséis por algún campus en el que están estudiando periodismo. Me da igual la universidad o la ciudad. Decidme que muchos de los que hay ahí van a ser mejores periodistas que gente que no tiene la carrera pero que escribe cada día un blog fiscalizando la actuación del diputado elegido en su provincia.

Sobrevalorais la carrera. Yo casi no conozco a nadie que diga que merece la pena, que justifique una duración de 4 o 5 años.

¿Os atreveríais a decir que la información que dieron los periodistas de TVE sobre el fatídico 11-M es mejor que la que dieron los periodistas ciudadanos de Tele-K? ¿Hay algún medio con periodistas de verdad que informe mejor sobre el 15M que @fanetín? ¿Informa mejor un periodista de los de verdad en La Razón o uno de The Huffington Post (no confundir con ese panfleto llamado El Huffington Post)? ¿Son mejores periodistas los que salen en Los Manolos (esa vergüenza para la profesión que son los deportes de Cuatro) que los chicos que escriben en Ecos del Balón?

A colación, me viene a la mente un reciente premio que han dado los alumnos de la UCM a sus referentes periodísticos. En deportes han elegido ‘Los Manolos’. Justificadme que esos chicos, con carrera (que la van a tener) van a tener una ética superior a alguno de los magníficos blogs que se escriben sobre deporte.

A escribir no se aprende en la carrera, y esa es la base del periodismo.

Anuncios

  1. Ismael Labrador (@IsmaelLabrador)

    ¿Es acaso periodismo todo lo que pensamos que es periodismo? Muchos licenciados (con el título de periodismo) no han hecho periodismo jamás. El mero hecho de escribir en un periódico no te convierte en periodista. El periodismo es un oficio que consiste en saber aprovechar un conjunto de herramientas para conocer la realidad, indagar en ella, recabar información y datos, procesarlos, establecer una versión razonada y justificada de la realidad en base a estos datos y estas informaciones, y publicarla con honestidad. Al menos ésta es mi visión personal. Periodista es quien hace periodismo, tenga la titulación que tenga.

  2. Miriam Meda

    “Legítimo, del latín legitimus. Conforme a las leyes”. Bien, soy capaz de decir sin respirar ochocientos millones de legislaciones, tanto nacionales, como europeas, como de la ONU, que permiten y alientan a la ciudadanía a hacer cualquier tipo de información y a crear sus propios medios. Decidme una, sólo una, que lo impida.

    No? Pues eso.

    La comunicación es un derecho humano, no un derecho empresarial ni derivado de una inmensa chorrada de título (y lo dice alguien no con la carrera, sino con la carrera, máster y casi doctorado). Amo la comunicación, la tinta, los bits, y la amo tanto como para defenderla de las zarpas de quienes, bajo la máscara de la profesionalización, quieren instaurar la dictadura de la información. Pues no, lo siento mucho, pero por ahí no vamos a pasar. Y todas las leyes nos dan la razón. Y un supuesto periodista que desconoce la legalidad de su propia profesión es, cuanto menos, un ingenuo, y cuanto más, un peligro para la salud pública democrática.

    Ahora bien, entiendo a los detractores del mal llamado “intrusismo”. No hay curro. Y cuando no hay curro, la gente se cabrea. Y si esa falta de curro además viene con una capa de ensoñación manipulada por el deslumbramiento de las estrellas y por quienes deberían enseñarnos a pensar, pero no lo hacen, entonces el cóctel molotov resulta mortal. Mortal para las neuronas.

    Se acabó peña. Ya no hay tinta, no hay máquinas de escribir, no hay periodistas borrachos, depresivos y divorciados. No hay cierre de rotativa a las 11 y copichuela después en el bar de enfrente. No hay correctores, ni maquetadores que te echen la bronca. Es una mierda de ilusión. La profesión no se la están cargando los ciudadanos, no os confundáis, se la están cargando las empresas y los propios periodistas. Queréis decir la verdad, pero anteponéis vuestra hipoteca. Queréis ser clase media, pero no pasaréis de la clase obrera. Queréis ser rigurosos, pero a la vez ser famosos y que os pidan autógrafos por la calle. Parafraseando al gran Gabo, queréis una columna de opinión, con vuestra foto y todo. Resulta que ahora, el periodista quiere ser noticia.

    Y todo eso me parece lícito. Peleadlo. Intentadlo. Conseguidlo. PERO SÓLO OS PIDO UNA COSA: dejadnos en paz suprema a los que hemos apostado por otros caminos. Le decís a la ciudadanía que no es legítima, pero ésta os considera LA SEGUNDA PROFESIÓN PEOR VALORADA, y yo añadiría que también la más inepta.

    Os falta muuuuuuuuuchaaaaaaaaa autocrítica. Adoráis a dioses muertos. Y, algún día, os daréis cuenta que esos dioses os abandonaron. Os hicieron un ERE. Os echaron del país.

    Pero adelante: continuad con vuestro adorado día de la marmota.

  3. Ana Isabel Cordobés

    Javi, con cada año que ha pasado en la carrera me he ido dando cuenta de que la carrera, como tal, no me ha aportado grandísimas cosas que me hubiera gustado. Lo que sí me ha aportado ha sido abrirme la mente hacia dónde quiero dirigir mi carrera en un futuro que, ya ves, tiene poco o nada del periodismo “tradicional” que nos explican en la carrera. Uno de los problemas básicos que tiene ahora mismo la carrera y por la que se la pone en duda (creo) es que los planes de estudios están completamente desfasados y Bolonia tampoco ha venido a mejorarlos, sino que aumenta ese problema. Periodismo (y su carrera), siempre que hablo de ello es “poco de mucho y mucho de nada” porque es la realidad. He tenido asignaturas durante la carrera que no me han servido absolutamente de nada y otras tantas que me han ayudado a guiar algunas cosas de las que escribo en el blog y que me dan pistas sobre dónde ir cuando en un año salga de aquí.
    Por ejemplo: pongo en duda el hecho de tener que estudiar, como en mi caso, CINCO años historia, durante cinco cursos tenemos una asignatura relacionada con la historia; que bien, debemos tener una concepción clara y amplia del pasado, presente y futuro pero… ¿tan amplia? Y a la altura de 4º en una asignatura que no es de periodismo como tal y es Sociología nos han explicado el sistema electoral español y cómo funciona, cosas de las que escribiremos en unos años.
    Pero todo va en función de dos variables: los planes de estudio y el profesorado. Los planes de estudio en la mayoría de los casos fluyen en función de una variable: la económica. Si no hay pasta para contratar profesores de tu área, pues te comes historia hasta que te salga por las narices. El profesorado es de las más importantes, tenemos profesores que no han cambiado sus apuntes desde que empezaron a dar clase en medio de una vorágine de cambios en la que lo que hoy explicas mañana está puesto en duda, imagina ¡en diez o doce años! Por contra, están otros profesores que se actualizan todo a la noche anterior a dar clase, ven sus asignaturas con óptica práctica, enfocado a lo que será salir a la calle y encontrarte en un caos que es el periodismo.

    Otra duda que me viene: ¿contratar profesores para Periodismo licenciados en Historia para que den clases de periodismo solo porque han trabajado (o colaborado en medios) en los últimos años? Sí o no.

  4. Pingback: Usted tiene madera de periodista | Desde la verbena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s